5 reflexiones para las mujeres que hacen mucho por los demás


Hay mujeres que dedican su vida entera a los demás: a esos hijos a los criar, a esos familiares a los que atender, a esa pareja por la que renunciar a veces demasiadas cosas, y a ese círculo cercano y personal donde ella es suministradora de atenciones, afectos, cuidados…

Todos conocemos a alguien con este mismo perfil, aún más, también los hombres pueden desplegar esta conducta abnegada y dedicada hacia cada miembro de su entorno social, sin embargo, como ya sabemos, este tipo de personalidad es más habitual en el género femenino.

Son miles, quizá millones las mujeres que hacen mucho y reciben poco, miles las que lo dan todo descuidándose a sí mismas.

Lejos de ver este hecho como un problema, la mayoría ni tan solo ven la balanza de sus costes y beneficios desequilibrada, porque es así como entienden la vida: dedicándose a los suyos.

Ahora bien, todo tiene un límite y tarde o temprano esa inversión se transforma en una sobrecarga emocional y psicológica, y aunque la mente diga “sigue adelante” el cuerpo encuentra su límite, y enferma, se resiente…

Si es tu caso, si percibes que últimamente te notas más agotada y sientes además continuos cambios de humor, oblígate a detenerte.

Para el ritmo de tu vida y reflexiona sobre estas 5 dimensiones. Te serán de gran ayuda.

1. ¿Cuánto tiempo hace que no disfrutas del silencio y la soledad?

silencio-7

silencio-7

El silencio es salud para nuestro cerebro y paz para nuestros pensamientos.

  • Practicar cada día un “baño” de silencio y soledad nos ayudará a reiniciarnos, a conectar mucho mejor con nosotros mismos.
  • Las mujeres acostumbradas a dedicar gran parte del día a los demás (a atender a familiares dependientes, a cuidar de los hijos, de sus padres…) no disponen de esos instantes de intimidad, calma y serenidad que tanto bien genera cuando sufrimos estrés.
  • Cabe decir, eso sí, que muchas personas habituadas a altos niveles de actividad, de presión y de trabajo, ven en ocasiones el silencio o la soledad como una dimensión extraña, no saben qué hacer con ella porque apenas la conocen, apenas han podido disfrutar de ella.

De ahí, que sea casi necesario que cada día pongamos en nuestro horario la obligación de dedicarnos una hora de silencio. Los beneficios son inmediatos.

Lee también “permanecer en silencio es mucho más que no hablar”

2. ¿Practicas las “conversaciones significativas”?

Las conversaciones significativas son aquellas que llevamos a cabo con personas capaces de escucharnos y entendernos, amigos o familiares que conectan emocional y cognitivamente con nosotros.

  • A su vez, ese tipo de conversaciones son las que escampan preocupaciones, las que nos permiten profundizar en determinados aspectos de nuestro día a día donde obtener nuevos enfoques, ayudas, perspectivas…
  • En un mundo de prisas y presiones las conversaciones significativas están perdiendo valor. 

Cuidémoslas, favorezcamos esos encuentros cara a cara junto a un café donde hablar de todo y de nada, donde cuidarnos emocionalmente, donde conectar con lo que es importante.

3. Aunque creas que puedes llegar a todo, no es así: tienes derecho a quejarte

El_silencio

El_silencio

No, el día no tiene 25 horas y no puedes dedicarte a los demás durante el 90% de ese tiempo. El “puedo con todo” y “tengo que llegar a cada cosa que esperan de mí” hará que tarde o temprano no puedas llegar a ningún sitio.

En tu lenguaje, en tu pensamiento y en tus valores o cabe la palabra “no puedo” sin embargo, es necesario y hasta saludable que empieces a plantearte decir en voz alta alguna estas frases:

  • Hoy estoy agotada, no puedo hacerte ese favor.
  • No, creo que en unos días no podré venir a ayudarte, necesito tiempo para mi.
  • No, he decidido dejar de hacer esto que me pides, porque me supera, no me siento bien y necesito cuidarme más.

Lee también “los consejos que das a los demás aplícalos a tu vida”

4. Siéntete orgullosa de ti, valórate cada día

Las personas acostumbradas a hacer cualquier cosa por los demás no suelen sentirse reconocidas.

  • Poco a poco, el entorno más cercano da por sentado que estas mujeres siempre van a estar ahí, para ayudar, para apoyar, para ser ese refugio, ese refuerzo, esa mano amiga que todo lo resuelve y todo lo hace.
  • Si los demás no son capaces de de reconocer cada cosa bien hecha, es necesario que lo haga uno mismo.

No hay nada malo en valorarnos, en querernos, en sentir orgullo por cada cosa bien hecha, por ser nuestro propio refuerzo cotidiano.

5. Aprende a auto-abastecerte

diente-de-león-en-un-vaso-representando-el-silencio

diente-de-león-en-un-vaso-representando-el-silencio

Si hay algo que sabes hacer a la perfección es abastecer a los demás: les regalas tu tiempo, tu afecto, tus cuidados, tu atención y tu energía.

¿Qué tal si empiezas a abastacerte un poco más a ti misma?

  • Regálate tiempo
  • Hazte un regalo, date un capricho.
  • Haz algo que te gusta cada día.
  • Viaja
  • Cuida tu imagen corporal, no dudes en verte bien ante el espejo.
  • Regálate amistades que te hagan sonreír…

No dudes en reflexionar sobre estas dimensiones y en hacer algún cambio en tu vida si notas que así lo necesitas.

The post 5 reflexiones para las mujeres que hacen mucho por los demás appeared first on Mejor con Salud.

TE PUEDE INTERESAR


5 reflexiones para las mujeres que hacen mucho por los demás

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...