Dos mujeres, principales bazas de Macri para salir airoso de las primarias


Tres mujeres son las grandes protagonistas de las PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias). Además de la expresidenta Cristina Fernández, sobresalen Elisa Carrió, candidata de Cambiemos (coalición de Gobierno de Mauricio Macri) y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Ésta última, en rigor, no compite por ningún escaño pero su gancho electoral resulta tan formidable que el Gobierno ha tenido que recurrir a ella para tratar de frenar la carrera victoriosa de la viuda de Néstor Kirchner en una provincia del tamaño de Italia.

La diputada Elisa Carrió se presenta para renovar su escaño por la ciudad de Buenos Aires, un territorio favorable al Gobierno donde su triunfo es una crónica anunciada. Aliada desde fuera del Pro (partido de Mauricio Macri) es algo parecido a la reserva moral de Argentina. Azote de los corruptos desde la etapa de Gobierno de Carlos Menem (excluido por decisión judicial de estas elecciones), «Lilita», como la llaman en su entorno, es una de las artífices de Cambiemos.

«Ganar en Buenos Aires es la victoria que necesita el Gobierno»Peso pesado dentro y fuera de la coalición es un as en la manga para arañar votos. Pese a tener una salud delicada no ha dudado en hacer campaña en la provincia de Buenos Aires, donde se libra la madre de las batallas electorales y donde Cristina Fernández tiene mayor respaldo. China en el zapato del Gobierno, aunque sea el suyo, también es su mejor valedora. Su popularidad se mantiene con los años. «Siempre es ella misma, es igual, esté o no esté con el Gobierno», observa Mariel Fornoni, titular de la consultora Management & Fit.

El éxito de María Eugenia Vidal es reciente. Analía del Franco recuerda su victoria, contra todo pronóstico, en las elecciones de 2015. «La provincia de Buenos Aires, ahora, es su reinado», observa tras hacer repaso a su enorme popularidad. Versión argentina, con juventud y dulzura, de Angela Merkel, la gobernadora se mudó a una base militar para blindar a sus hijas y a ella misma de las amenazas de narcotraficantes y el crimen organizado. No le tembló el pulso para amputar los tentáculos de la corrupción que se extendían en la Policía bonaerense y realizó una purga sin precedentes en la historia.

Política honesta
De honestidad brutal, el mismo día que tomó posesión de la Gobernación anunció: «La provincia está quebrada». Mariel Fornoni resume la percepción que tiene el electorado de ella: «La gente la cree, le tiene confianza». Por esa razón, el Gobierno la puso, una vez más, a patearse su provincia. «Ganar en Buenos Aires es la victoria que necesita el Gobierno», insiste. A fin de cuentas, el telón de fondo de esta guerra en las urnas es «Cristina Kirchner versus Mauricio Macri».


Dos mujeres, principales bazas de Macri para salir airoso de las primarias

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...