10 pasos para triunfar en tu trabajo


Aquí te revelamos 10 pasos que, si los aplicas con regularidad, tienen el potencial de catapultar tu carrera a la estratósfera, tanto si deseas entrar en el fast track de una empresa multinacional, como si comienzas a dar los primeros pasos en tu profesión. ¡Este es el checklist de los ganadores!

10 PASOS AL ÉXITO

  1. Identifica tu brand. Si hay algo que te aniquila en el trabajo, es ser wishy-washy o, para decirlo en castellano, “ni chicha ni limoná”. Cuando tus colegas y tus jefes piensan en ti… ¿qué cualidades les vienen a la mente? Tú quieres establecer una presencia clara y definida como profesional, darte a conocer por una serie de cualidades que te hacen memorable. Pero, ¡ojo! No se trata de decir: “Mi meta es ser la mejor”, o cualquier otra idea vaga e inexacta que queda flotando en el éter, sino de identificar cómo tienes que actuar para proyectar esas cualidades. Recuerda: en el ámbito profesional, nadie te juzga por tus intenciones, por muy nobles que sean, sino por tus resultados. Por lo mismo, deseas que cuando se mencione tu nombre todas esas características inmediatamente salten a la mente, y no sólo a la de tus jefes, sino a la de todos tus colegas. Esto se llama reputación… y no puedes dejarla a la suerte. De lo contrario, te sumas al “montón”. Escoge cuidadosamente las cualidades por las que deseas darte a conocer –iniciativa, visión, disciplina, creatividad, diligencia, perseverancia, ecuanimidad o team spirit– y conviértelas en tu brand.
  2. Crea fama… y no te eches a dormir. Ya estás enfocada en crear tu brand, pero ¿eres consistente? En el campo profesional la constancia es imprescindible. Los jefes necesitan poder delegar en una persona confiable, no en una que hoy entrega el ciento por ciento y mañana can’t be bothered. No seas voluble; no importa cómo te sientas o qué ocurra a tu alrededor, mantén tus estándares. Ser consistente te da una moneda muy valiosa en los corredores del poder: confiabilidad. Y fortalece tu brand.
  3. Ofrece soluciones, no problemas. En todas las reuniones hay por lo menos un profeta de la desventura que sólo sabe anunciar por qué la idea es mala o no va a funcionar. Por supuesto, la crítica constructiva tiene su lugar dentro del proceso creativo, pero si vas a señalar los defectos del plan A, asegúrate de tener listo un plan B y hasta uno C como una alternativa viable. Volvemos al brand: señálate como una persona positiva, que ofrece soluciones y cuyo lema es ¡yo lo resuelvo! Los líderes toman nota de los problem solvers.
  4. No seas una yes man. Ya lo dijimos: no hay que ser profeta de la desventura, pero tampoco se puede enterrar la cabeza en la arena. A veces el plan no funciona. Los auténticos líderes confían en la persona que es capaz de decir lo que piensa siempre que lo haga con respeto y profesionalismo. Esto quiere decir que su opinión está bien pensada, que tiene base y fundamento y –muy importante– que viene sin baggage personal, pues la meta no es criticar el trabajo de otro o hacer quedar mal a un colega, sino buscar lo que es mejor para la empresa.
  5. Fulmina el drama. Todos conocemos por lo menos a una persona que es excelente en su profesión, pero que carece de skills sociales y, por lo mismo, nunca es tomada en cuenta para una promoción. La capacidad de mantener relaciones cordiales con todo tipo de personalidades y de crear un ambiente positivo en el trabajo es la marca de un líder. Usa el tacto y trata a todos con respeto. No hables mal de tu empresa, tu jefe ni tus colegas, pues esto crea una atmósfera de descontento que baja la moral de todos en la oficina. Diles “no” a los chismes y a los comentarios insidiosos. Manejar el poderoso arte de la diplomacia te distingue como toda una profesional con clase.
  6. Sé transparente… pero controla la información. Créenos, esto no es un oxímoron. En el trabajo debes ser honesta y diáfana en tus tratos, porque a la larga obtendrás más si te has ganado la fama de ser una persona honesta, que si te ven como un ser maquiavélico de quien hay que protegerse. Pero, eso sí, controla tu información personal. No lleves tus asuntos privados al trabajo. El divorcio, la pelea con la suegra o los problemas financieros personales no deben ser la comidilla de todos a la hora del break. ¡Profesionalismo ante todo!
  7. Go, team, go! Cultiva team spirit. Una de las cosas más provechosas que puedes hacer por tu carrera es ser una buena trabajadora en equipo. Intégrate al engranaje. ¿Tienes una información que puede agilizar el proceso? ¡Compártela! ¿Un colega necesita orientación? ¡Ofrécela! Ayuda, coopera, facilita. Esto te gana el respeto y la buena voluntad de tus colegas. Y esto es más importante de lo que crees, porque a veces la mejor recomendación viene de quien menos te lo esperas.
  8. Di OM. ¿Afuera ruge el huracán? Sé tú la calma en el ojo de la tormenta. Aprende a mantener la ecuanimidad y el equilibrio aun en medio de una crisis laboral. Reaccionar ante el pánico es un reflejo automático que a veces conduce a la histeria; en lugar de eso, enfócate. Frena los pensamientos alarmantes y haz un espacio para centrarte. Respira hondo. Di OM o cualquier mantra que te llene de paz. Ahora puedes mirar la situación con menos estrés y mayor objetividad. Si eres capaz de mantener la calma cuando todos a tu alrededor pierden la cabeza, no sólo estarás en mejor posición de hallar soluciones, sino que estarás demostrando las cualidades de una auténtica líder.
  9. ¡Actualízate! De acuerdo, eres excelente en tu profesión, pero ¡no te quedes estancada! No importa en qué campo te desenvuelves, todos los días aparece nueva información y hay más opciones para hacer mejor las cosas. Toma clases o cursos de capacitación. Tu meta es mantenerte informada y al día. Sólo así te aseguras de no tener una fecha de caducidad como profesional.
  10. Haz un seguimiento. ¿Sabes cuál es la marca de una gran profesional? Que se hace responsable de su trabajo no sólo antes y durante, sino después. La persona promedio cumple con el cometido… y se desentiende; pero tú no eres así. Tu trabajo viene con la mejor garantía: you stand by it 100 por ciento. Y te aseguras de que las personas que depositan su confianza en ti quedan satisfechas con tu labor. Entonces tu brand personal se asocia con dos palabras mágicas: calidad y confiabilidad. Y no importa en qué etapa de tu carrera estés, cuando manifiestas estas diez cualidades con regularidad, demuestras las habilidades de una auténtica líder

 

TE PUEDE INTERESAR


10 pasos para triunfar en tu trabajo

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...