La modelo albina que rompió el canon de belleza


Según datos de la oenegé «Under The Same Sun», a lo largo de 2016 al menos 166 personas fueron asesinadas y 273 asaltadas en 25 países africanos distintos debido a su condición de albinas. El albinismo, un desorden metabólico hereditario, por el que se carece de la enzima que se encarga de la pigmentación de la piel y el cabello, sume en un infierno a quienes en África poseen esa condición: se les considera brujos, endemoniados, enfermos… Peligrosos y susceptibles de ser eliminados. Aunque en el resto del mundo la situación de los albinos está en las antípodas del continente africano, casi siempre se ha vivido de espaldas a ellos, sobre todo en la industria de la moda y la cosmética. Sin embargo, una neoyorquina de 27 años acaba de hacer historia: Diandra Forrest se ha convertido en la primera albina que desafía los cánones de la estética como imagen de una potente firma de maquillaje, que celebra la diversidad y está rompiendo los estándares sociales de lo que se considera bello.

La compañía de cosméticos low cost Wet n Wild (en España se distribuye en Primor, Perfumerías if y Maquillalia.com) ha recurrido a esta afroamericana para protagonizar su última campaña de invierno, con la esperanza de que genere un cambio y se normalice el albinismo. Así, además de convertirse en una pionera en el ámbito de la cosmética, Forrest hace frente a quienes en su día la desdeñaron tildándola de «demasiado extraña» para tener éxito como modelo, tal y como ella misma ha declarado en numerosas entrevistas.

Con su apariencia singular, Diandra consiguió abrirse un hueco en el difícil mundo de la publicidad, haciendo de su exotismo (para muchos, «defecto») su mejor baza. Contratada en su día para Calvin Klein, desfiló por la pasarela de la New York Fashion Week con su hija Rain, de sólo siete semanas de edad, en sus brazos. También se asomó a la portada de «Ebony», la revista más influyente de la comunidad afroamericana, y colaboró en el video-clips de Beyoncé.

Pero esta última oportunidad ha sido para la top un sueño hecho realidad. Como ha declarado a «The Huffington Post», «mi misión siempre ha consistido en redefinir los estándares de belleza y aumentar la conciencia sobre el albinismo, por lo que ser un rostro para una marca tan importante significa que la belleza finalmente no tiene límite». En la campaña de la compañía, denominada «Breaking Beauty» («rompiendo la belleza»), Diandra comparte protagonismo con la escritora, modelo y DJ transgénero Valentijn De Hingh, y la bloguera y activista Mama Cax, a quien le amputaron una pierna debido a un cáncer.

«Wet n Wild» no es la única firma que ha conseguido cambiar las reglas. La firma Desigual ya fichó hace 3 años a la canadiense Winnie Harlow, quien padece vitílgo, una enfermedad cutánea degenerativa que despigmenta la piel.

TE PUEDE INTERESAR


La modelo albina que rompió el canon de belleza

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...