El ejército de Zimbabue retiene al presidente y la oposición denuncia un golpe de estado


AGENCIAS / 20MINUTOS.ES

  • Un portavoz del Ejército ha desmentido que se esté produciendo una “toma militar” y asegura que el presidente Mugabe y su familia están “a salvo”.
  • Washington y Londres recomiendan a sus ciudadanos no salir a la calle.
  • El país africano atraviesa un momento de gran tensión política entre el presidente y el jefe de las Fuerzas Armadas, Constantine Chiwenga.
  • Mugabe, de 93 años, está en el poder desde 1980.

Robert Mugabe

Un destacamento militar de Zimbabue ocupó en la madrugada de este martes la sede de la emisora nacional del país, en medio de crecientes rumores de un golpe de estado, y de una gran tensión política entre el jefe del Ejército, Constantine Chiwenga, y el presidente del país, Robert Mugabe, a quien mantiene retenido. También lo ha hecho con el ministro de finanzas. Además, ha bloqueado el acceso a los edificios gubernamentales.

Horas después de que se informase de la toma de la emisora, un portavoz militar señaló, en un mensaje por televisión dirigido a la nación, que tanto Mugabe como su familia están “a salvo”, y desmintió que se estuviese produciendo una “toma militar” del Gobierno, si bien apuntó contra el entorno de la Presidencia.

En su intervención, el portavoz indicó que su objetivo es “llevar ante la Justicia” a “los criminales” del entorno de Mugabe que “han causado sufrimiento en el país”. Respecto a la toma de la sede de la emisora nacional, los militares avisaron de que “lo que buscamos es proteger las instalaciones”. Además, ha pedido a la gente que “limite sus movimientos” y que aquellos que tengan empresas propias “sigan con su actividad laboral habitual”.

A través de la cadena nacional de televisión, el portavoz insistió en que “esto no es una toma militar del Gobierno. Lo que estas fuerzas quieren es pacificar una situación degenerada política y socialmente en nuestro país”. Y sentenció que “tan pronto como se controle la situación, todo volverá a la normalidad”. Eso sí, la oposición avisa de que “están en proceso de tomar el poder”.

Acusaciones de traición

El partido del presidente Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), acusó el martes al jefe del Ejército de “conducta de traición” destinada a “incitar a la insurrección y al desafío violento del orden constitucional”, después de que este advirtiera el lunes de que se tomarían “medidas correctivas” si continuaban las “purgas” de oficialistas veteranos.

Flanqueado por los mandos del Ejército y las Fuerzas Aéreas, Chiwenga ofreció el lunes una rueda de prensa en la que advirtió contra la “purga” de los miembros más veteranos del partido, justo una semana después de que el mandatario destituyese a su vicepresidente, Emmerson Mnangagwa.

Para el oficialismo, el discurso de Chiwenga estaba “claramente calculado para perturbar la paz nacional y la estabilidad”.

Tras una jornada tensa en el país después de que algunos tanques fueran vistos en dirección a Harare, la ZANU-PF aseguró que no considera que la actitud de Chiwenga represente al resto de la cúpula militar.

Cierre de la embajada de EE UU

Entre tanto, la embajada de Estados Unidos en Zimbabue ha pedido a sus trabajadores y ciudadanos que se queden y trabajen desde casa este miércoles ante la incertidumbre política por los informes de un supuesto intento de golpe.

Según un comunicado de la legación diplomática estadounidense, la embajada tendrá un personal mínimo y estará cerrada al público el miércoles.

La embajada alienta a los ciudadanos de EE UU en Zimbabue a refugiarse en sus lugares de residencia hasta nuevo aviso, y que estén atentos a las noticias y las notificaciones de la legación.

El comunicado añade que las manifestaciones que pretenden ser pacíficas pueden tornarse conflictivas y convertirse en violentas, por lo que alerta de que se tenga cuidado cerca de grandes reuniones, protestas o manifestaciones.

Evitar las críticas a Mugabe

El Reino Unido, por su parte, también ha recomendado a sus ciudadanos en Harare que permanezcan en sus casas ante la situación política incierta que vive el país africano, incluidos informes de “actividades militares inusuales”.

El Gobierno británico agregó en un comunicado que se mantengan en lugares seguros “hasta que la situación se vuelva más clara”.

La nota pide a los británicos en Harare que eviten la actividad política, incluidas las discusiones en lugares públicos y las críticas al presidente Mugabe.

También deben evitar todas las manifestaciones y mítines, al recordar que las autoridades “a veces han usado la fuerza para reprimir manifestaciones”.

La carrera por la sucesión

Las Fuerzas Armadas de Zimbabue suelen estar al margen de este tipo de tensiones políticas y, de hecho, guardaron silencio cuando en 2014 fue apartada de la Vicepresidencia Joice Mujuru, una veterana de guerra. Ahora, en cambio, han decidido dar un polémico paso al frente.

“Debemos recordar a quienes están detrás de los actuales chanchullos traidores que, si se trata de proteger nuestra revolución, el Ejército no dudará en intervenir”, advirtió Chiwenga, en su provocadora comparecencia ante los medios.

La evidente división en el seno del gobernante ZANU-PF tiene como trasfondo la carrera por suceder al veterano presidente, de 93 años, que gobierna el país africano desde 1980. Una facción respalda a la primera dama, Grace Mugabe, mientras que otra apoya a Mnangagwa, que ahora parece haber quedado fuera por orden directa del jefe de Estado, que no ha dudado en acusarle de traidor.

Grace Mugabe tiene entre sus principales apoyos a la facción G40, compuesta en su mayoría por jóvenes que no combatieron por la independencia y que creen que la sucesión de Mugabe debería dar pie también a un relevo generacional en Zimbabue.

El líder de las juventudes del partido, Kudzai Chipanga, ha acusado al jefe militar de actuar contra la Constitución y ha asegurado que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para “defender la revolución”. “Es un ideal por el que vivimos y por el que estamos dispuestos a morir”, ha proclamado en la sede del partido en Harare.

El ZANU-PF en su conjunto también ha salido al paso de las advertencias de Chiwenga, al que ha acusado de seguir una “conducta traidora” con respecto a la cúpula política. En este sentido, el partido ha señalado en un comunicado que sigue apostando por la “primacía de la política sobre las pistolas”.

TE PUEDE INTERESAR


El ejército de Zimbabue retiene al presidente y la oposición denuncia un golpe de estado

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...