¿Por qué somos adictos a las series de televisión?


Breaking Bad, Juego de Tronos, Friends o Walking Dead… No importa cuál sea tu favorita, lo cierto es que no puedes dejar de mirarla.

Intentas convencerte a ti mismo de que sólo será un capítulo y terminas mirando 4 perdiendo todo el domingo o quedándote hasta las 5 de la mañana.

¿Quieres saber por qué somos adictos a las series de televisión? En este artículo te lo contamos.

Las series de televisión y la adicción

¿Has dicho que solo mirarías un capítulo y terminaste toda una temporada en un fin de semana? ¿Has pasado noches en vela porque la historia te atrapó y perdiste la noción del tiempo? ¿Tus conversaciones en la oficina o con amigos giran en torno a las series que ya has visto o las que te falta ver?

Aunque no lo quieras aceptar… eres adicto a las series de televisión. Pero tranquilo, porque no estás solo. Miles de personas en todo el mundo atraviesan por la misma situación que tú. Algunos ya se han dado cuenta y otros aún no.

Y, por supuesto, los creadores de las series conocen a la perfección este vicio y nos dan contenido fresco para que mantengamos nuestra adicción a tope.

Las ansias, la ilusión, la fantasía y la necesidad de seguir viendo otro capítulo son solo algunos de los sentimientos que experimentamos ante este éxito a nivel mundial.

No sucede lo mismo con las películas. Puede que hagamos alguna “maratón” un domingo por la tarde o que veamos una saga completa un mismo día, pero con las series de televisión hay como una “magia”… algo especial que no podemos explicar.

Visita este artículo: ¿Cuántas horas de televisión son nocivas para la salud?

Diferentes tipos de series de televisión y sus adicciones particulares

Cuántas horas de televisión son nocivas para la salud

Cuántas horas de televisión son nocivas para la salud

Netflix es el rey y amo de las series de televisión pero, por supuesto, existen otras opciones.

Según los creadores de esta plataforma, un usuario que termina de ver una temporada tarda menos de una semana en ver la siguiente. Además, le dedica una buena cantidad de tiempo a su vicio: en promedio 2 horas al día.

Los géneros que más generan adicción son el suspense, el terror y la ciencia ficción. Algunos ejemplos serían Breaking Bad, Lost, Orphan Black,“The Walking Dead y American Horror Story.

Los que se ven más rápido son aquellos de comedia dramática, de superhéroes y de crímenes como, por ejemplo, Sons of Anarchy, Orange is the New Black, Friends o The Blacklist.

Por otra parte, los que generan adicción pero se tarda más en terminar las temporadas son los dramas políticos o históricos tales como House of Cards, Mad Men o Grey’s Anatomy.

En estos casos los espectadores deben tomarse un descanso entre los capítulos ya que están muy cargados de información o emociones.

No obstante, por supuesto, los siguen viendo hasta terminar la serie.

¿Por qué nos hemos convertido en esclavos de las series de televisión?

No sabemos muy bien por qué, pero parece que las series tienen un imán, un poder especial que no nos permite despegar los ojos de la pantalla y que nos hace perder la noción del tiempo.

Si últimamente lo único que haces es terminar temporadas como si fuese lo más normal del mundo, debes saber cómo los directores logran su cometido de volvernos adictos:

1. Ráfagas visuales

El control del televisor

El control del televisor

Las series tienen la capacidad de “saltar” de escena a escena (a veces incluso atrás y adelante en el tiempo) con una rapidez asombrosa.

Por eso tenemos que quedarnos quietos frente a la pantalla para no perdernos de nada. Incluso en una misma escena los planos se van modificando a altas velocidades.

Esta técnica nos mantiene aferrados, comprometidos… sin poder escapar de sus encantos. Como si estuviésemos encandilados por las luces de la avenida más iluminada del mundo.

2. Continuidad

En el caso de las películas, la mayoría de ellas tienen una introducción, un nudo y un desenlace todo en la misma entrega (a excepción de las sagas).

Esto no sucede en las series de televisión. Si bien dentro de cada capítulo puede haber situaciones “que se cierran”, la trama gira en torno a una historia más importante que se va desarrollando a lo largo de la temporada.

Además, los episodios suelen terminar de forma abrupta y en la mejor parte… por eso tenemos esa sensación de “dame otro”.

Si a eso le sumamos la posibilidad de dar “continuar” y pasar al siguiente capítulo… es comprensible la adicción.

Lee también: Cómo afecta la televisión a los niños

3. Sexo y violencia

Amigas viendo la televisión

Amigas viendo la televisión

Estos dos elementos no faltan en casi ninguna de las series de televisión. Si hay ambos ingredientes el vicio de los espectadores es mayor.

Aunque seamos personas pacíficas y nos dé terror la sangre, miramos contenidos que la incluyen en demasía.

Las escenas de violencia llaman nuestra atención, nos permiten pensar sobre actos de valor, moralidad o venganza.

Además, suponen una manera de autorreconocer nuestros impulsos violentos (cómo reaccionaríamos ante una situación similar).

4. Identificación

Es más fácil sentirnos identificados con un personaje que vemos durante muchas horas y conocemos en lo más íntimo que con aquel que solo vemos 2 horas en una película.

Los adictos a las series de televisión toman partido por los protagonistas, se enamoran de ellos, se ven reflejados en la pantalla… Y, por supuesto, quieren saber más sobre sus vidas y problemas.

Imagen principal cortesía de © wikiHow.com

The post ¿Por qué somos adictos a las series de televisión? appeared first on Mejor con Salud.

TE PUEDE INTERESAR


¿Por qué somos adictos a las series de televisión?

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...