Mini-Anglirus en la Vuelta de rampas imposibles


La temporada ciclista arranca cada año con un protocolo singular. Todos los actores del mundillo se desplazan y se juntan en el punto donde empezará la siguiente Vuelta. Este invierno fue en Estepona, donde se presentó la ronda española a los equipos, corredores y aficionados. Una Vuelta de perfil escalador, con nuevos descubrimientos montañosos, mini-Anglirus de rampas imposibles, y poca contrarreloh (40 kilómetros en dos etapas) que seducen a los protagonistas. Mikel Landa, el líder emergente del ciclismo español, se borra del Giro y apuesta por la Vuelta y sus porcentajes.

En el auditorio Felipe VI de Estepona se conocieron los detalles. La carrera empezará con una contrarreloj individual, asunto novedoso puesto que no lo hacía de 2009, cuando ganó Cancellara, pero ya sin tiempo, de espera aparece la montaña en el Caminito del Rey.

«La Vuelta es una plataforma turística para España», dijo Pedro Delgado, presentador del acto

Sigue por Andalucía en dirección norte y en la primera semana, ya luce un final inédito, marca de la casa. La Alfaguara, diez kilómetros con tramos al 11 por ciento. Por la cornisa cantábrica llega el segundo alto desconocido, Les Praeres, probable sensación de la carrera, solo cuatro kilómetros pero con rampas terribles, al estilo de los Machucos y más duro que en muchos segmentos del Angliru, al 24 por ciento.

Una contrarreloj entre Santillana del Mar y Torrelavega dará paso a la tercera novedad del recorrido, el Monte Oiz, en Vizcaya, de regreso al País Vasco. Duras rampas por encima del 20 por ciento.

Un tránsito por las montañas de Andorra cerrará la edición, con una penúltima etapa de carácter decisivo, 105 kilómetros por el Principado y 4.000 metros de desnivel positivo.

la presentación también fue un tránsito, un traspaso de poderes. De los veteranos retirados, como Alberto Contador y Purito Rodríguez, al novel Mikel Landa, fichaje estrella del Movistar. «Siento cariño y hasta nostalgia. Es ese periodo en el que casi me apatece volver a competir», dijo Contador. «El ciclista que viene a la Vuelta ya sabe a lo que viene», expuso Purito. Y cerró Landa con una noticia. No correrá el Giro, como quería su equipo, sino el Tour, la Vuelta y el duro Mundial de Innsbruck, como quería él.

TE PUEDE INTERESAR


Mini-Anglirus en la Vuelta de rampas imposibles

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...