El rojo cargamento de un barco


Las bodegas de los galeones que surcaban los océanos hace más de cuatrocientos años llevaban un cargamento que enloquecía a Europa y Asia. Si han pensado en el brillo de la plata y el oro han errado. Cada vez que una flota llegaba a Sevilla o Cádiz o el galeón de Acapulco arribaba a Filipinas, un destello rojo asomaba entre cajones y zurrones llenos de grana cochinilla. Ese pequeño insecto, cultivado cuidadosamente en los nopales de Tlaxcala y Oaxaca, producía un tinte rojo que teñía los textiles más caros de España, Francia, Inglaterra, Italia y Flandes.

¿Cómo era transportada en aquellos buques de madera? El añil, palo de Campeche y la grana eran colorantes muy apreciados en el viejo mundo; sin embargo, el cuidado de los inspectores en el embarque del pequeño insecto demuestra lo valioso del producto. Desde Oaxaca y Tlaxcala llegaban en mulas a los puertos de Veracruz y Acapulco los costales o zurrones con la grana.

Los inspectores o veedores, como se les conocía en ese entonces, debían verificar que no estuviera mezclada la grana con un producto alterado. Para ello utilizaban un palo hueco, a manera de jeringa, y lo metían hasta el fondo del costal, a fin de obtener una muestra del producto. Lo revisaban y cernían para comprobar que sólo hubiera grana fina. Si descubrían algún «maleficio», quemaban el producto defectuoso y procedían al arresto del vendedor más una multa por el engaño.

Una vez verificada la grana por varias autoridades, se cosían las bocas de los costales y pegaban sobre la costura el sello de la ciudad que garantizaba su pureza. Se metían los costales en cueros y cajones para que una vez embalados pudieran ser registrados por el maestre de la embarcación donde viajarían para conquistar el mundo.

TE PUEDE INTERESAR


El rojo cargamento de un barco

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...