Kylian Mbappé, el futbolista que le dijo dos veces no al Real Madrid


Quince kilómetros al noreste de París, en el suburbio de Bondy, algo más de 50.000 habitantes conviven en este barrio del extrarradio de la capital gala, lugar que fuera hogar del caremunés Wilfried, la argelina Fayza, y el congoleño Jirès Ekoko. Son los progenitores y el hermano adoptivo de Kylian Mbappé (20 de diciembre de 1998), el señalado como heredero de Cristiano y Messi: «El chico es un reflejo de sus padres. Ambos fueron deportistas y siempre mostraron un exquisito cuidado con su educación. Es tan bueno con el balón como sin él. Para sus padres, primero está la persona y luego el futbolista», recuerda Jean-François Sune, actual director deportivo del A.S. Bondy, el club donde Mbappé se formó hasta los 13 años, en el que su padre jugó como profesional antes de ejercer de técnico, y en el que su madre fue jugadora de balonmano.

Tras aquellos primeros pasos, y con el espejo de Jirès bien presente (también es futbolista y juega en el Bursaspor), Kylian recaló en la escuela de talentos de Clairefontaine, la academia de la Federación Francesa de fútbol que reúne a sus mayores promesas de entre 13 y 15 años. Allí estuvo un año, antes de pasar a la cantera del Mónaco, a pesar de la insistencia de Zidane, entonces asesor de Florentino, para llevárselo al Madrid. El hoy técnico blanco fue el primer futbolista al que Kylian le pidió un autógrafo y el motivo por el que juega con el pelo rapado: «Yo era un niño y tuve la suerte de sincerarme con mi ídolo y el mejor francés de la historia. Fue un momento genial, pero no quería marcharme tan pronto. No habría funcionado. Por eso elegí el Mónaco», confesó Mbappé hace un año, cuando le recordaron su paso por Valdebebas en diciembre de 2012 para fichar por el club blanco.

Fue la primera vez que le dijo no al Real Madrid. La segunda sucedió el pasado verano. Mónaco y club blanco tenían un acuerdo de 160 millones de euros, más 20 en variables, que finalmente no se ejecutó. A Mbappé no le seducía la idea de competir con la BBC y ver estancado su crecimiento. Y, además, apareció el PSG: «Es como si un niño madrileño del Madrid tiene la oportunidad de jugar en su equipo y se va a otra parte, a otro país. No, no. Yo quería jugar en el PSG».

Mbappé empezó a amar el fútbol por Zidane, y terminó definitivamente de enamorarse de él por Cristiano, cuyos pósters empalelaban las paredes de su habitación de la casa familiar de Bondy: «Se tiraba horas viendo vídeos de él por internet», recuerda su padre, hoy agente de su hijo con la ayuda de Verheyden & Cognard, un prestigioso bufete de abogados de París especializado en deportistas de élite. La pasada temporada, año de su explosión, acumuló 26 goles y 14 asistencias en 44 partidos. Esta, suma 15 dianas y 14 pase de gol en 31 encuentros. Números de élite para un crío de 19 años que hoy se estrena en el Santiago Bernabéu, el estadio que dos veces pudo ser su casa.

TE PUEDE INTERESAR


Kylian Mbappé, el futbolista que le dijo dos veces no al Real Madrid

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...