Persépolis, un viaje en el tiempo


MACU LLORENTE

  • Declarada Patrimonio de la Humanidad, la capital del imperio Persa justifica por si misma una visita a Irán.
  • Irán cuenta con un patrimonio histórico y arqueológico que se encuentra entre los más importantes del mundo, con Persépolis como máxima representación.
  • Muy cerca se encuentra la Necrópolis de Naqsh-e-Rostam, sede de las tumbas de los poderosos reyes persas.

Puerta de las naciones, en Persepolis.

Irán es un país enorme, con variadas opciones para visitar: mar, montaña, desierto y una destacada lista de ciudades sacadas de las Mil y una noches. Pero hay un lugar que merece una detenida parada. Nos referimos a Persépolis, la perla de Irán.

Persépolis no es sólo un cómic y una película que narra la historia de una mujer iraní desde su infancia hasta nuestros días con la impactante revolución islámica de fondo. Es mucho más. Nada menos que la cumbre del arte persa de la época Aqueméride y uno de los restos arqueológicos más relevantes de oriente y del mundo.

Sólo por conocerla, ya merece la pena el viaje. Patrimonio de la Humanidad, estas ruinas son uno de los grandes vestigios que quedan de la gran época de esplendor persa. Paseando entre los restos de esta ciudad imponente que acabó arrasada a manos de Alejandro Magno, se adivinan los fastuosos momentos que aquí se vivieron. Es un auténtico privilegio poder compartir el mismo espacio que hace siglos ocuparon personajes históricos tan relevantes.

Situado en el corazón de la provincia de Fars, en una llanura alta y rodeada de montañas, este complejo palaciego mantiene aún vivo un pedazo de la historia antigua. Como si no hubieran transcurridos los siglos, entre sus columnas y capiteles todavía hoy encierra numerosos misterios y enigmas. En este templo de la espiritualidad del zoroastrismo, religión que tiene su origen en Irán, se han descubierto en sus bajo relieves algunos elementos del cristianismo primitivo.

La majestuosidad del lugar, enclavado y esculpido directamente en la montaña, explica el por qué año tras año, miles de turistas y peregrinos acuden hasta aquí. Tras pasar por la antigua Puerta de las Naciones se encuentran los restos de este monumento que fue erigido hace 25 siglos. Estamos ante las ruinas que han resistido a la erosión del tiempo, y un poco menos a la furia y fuego del emperador CarloMagno.

Nos adentramos en un museo al aire libre donde, en cada uno de sus bajorrelieves, se puede encontrar información de todas las naciones que conocían los persas de aquella época. Leyendo un poco del tema antes de viajar y echándole algo de fantasía al lugar, lo cierto es que aquí la imaginación se dispara, y no es difícil fantasear con  tantos momentos históricos que aquí han tenido lugar.

La ciudad de Persépolis fue construida durante los reinados de tres generaciones de reyes Aquemérides, y fue durante el reinado de Dario l cuando comenzaron las obras. La terraza, el Apadana (la sala de audiencias), las dos escaleras monumentales con las que se accede a la Apadana, así como el palacio de Darío fueron edificados durante este reinado.

Después, Jerjes añadió la gran Puerta de las Naciones y su palacio (el hadish), y también comenzó a trabajar en el Salón de las Cien Columnas, que se finalizó bajo el reinado Artajerjes I.

Sin duda, la visita anima a hacer piernas. Una pequeña cuesta conduce hasta la montaña en la que se encuentran las dos tumbas donde fueron enterrados Artajerjes II y Artajerjes III. Y aunque desde abajo parece que es un buen trecho, conviene no perdérselo. No sólo porque la subida es más fácil de lo que a simple vista parece, sino, y sobre todo, porque desde lo alto se puede disfrutar de una maravillosa vista de lo que fue la antigua ciudad de Persépolis.

Ya arriba tómate tu tiempo para disfrutar del maravilloso lugar y no pierdas detalle de cómo las fachadas de las tumbas se encuentran también decoradas con bajorrelieves que muestran al rey sobre las 28 naciones conquistadas y ante un altar de fuego.

La Necrópolis de Naqsh-e-Rostam

Y todavía nos aguarda una grata e inesperada sorpresa. Próximo a la ciudad de Persépolis, a unos 5 kilómetros, se encuentra la Necrópolis de Naqsh-e Rostam, con las tumbas de la familia real aqueménida. Las cámaras funerarias talladas en la pared de una colina contienen cada una de ellas un sarcófago con los restos de cuatro generaciones de esta poderosa familia: Dario l, Jerjes l, Artajerjes y Dario ll.

La visita de sobra ha merecido la pena, y mientras la guía de habla hispana nos despide, con ‘y contar el viaje a vuestros amigos y decidles que venga a Irán’ es inevitable pensar en la poca coincidencia que hay entre la realidad que se vive aquí y las informaciones que llegan a Occidente. Porque además de ciudades increíbles y desconocidas que superan en expectativas a lo imaginado, nos hemos encontrado un país muy seguro que permite recorrerlo con toda la tranquilidad del mundo.

Cuándo ir

Los mejores meses para viajar son de marzo a mayo, que no hace calor, y de septiembre a noviembre, antes de que bajen demasiado las temperaturas. Además, durante esta época podrás disfrutar del país sin aglomeraciones de turistas.

Cómo viajar

Persépolis se encuentra a 65 kilómetros de Shiraz, por lo que una buena opción es alojarse en esta interesante ciudad y desde allí desplazarse para conocer la capital del antiguo imperio Persa y la Necrópolis de Naqsh-e Rostam.

TUI (www.tui.com) ofrece el programa Persia Express. 9 días recorriendo el país y visitando diferentes ciudades por 2.229 euros (con visita a Persépolis). Incluye: viaje con Turkish Airlines, alojamiento  y desayuno en hoteles de 4 y 5 estrellas. Traslados y guía en español. Además, la compañía Turkish Airlines (www.turkishairlines.com) vuela desde Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga y Bilbao (vía Estambul) a diferentes destinos de Irán, como Teherán, Isfahan y Shiraz.

Y antes de viajar…

Persépolis, de Marjane Satrapi. Un comic (y también película) muy interesante que muestra con total rigor episodios de la historia reciente de Irán y que te ayudará a entender el país.

 

TE PUEDE INTERESAR


Persépolis, un viaje en el tiempo

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...