Rusia no acepta el ultimátum y no dará ninguna explicación al Reino Unido


El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha declarado que su país no dará al Reino Unido las explicaciones que exige sobre el envenenamiento del exespía Serguéi Skripal y su hija Julia mientras lo haga en tono de ultimátum y no facilite a Moscú muestras de la sustancia tóxica. El Ministerio de Exteriores ruso convocó además al embajador británico en la capital rusa, quien aprovechó la reunión para transmitir las demandas de la primera ministra Theresa May.

Lavrov dijo que Londres «no nos ha cursado ninguna petición para aclarar la naturaleza de la sustancia que supuestamente fue utilizada para envenenar a Skripal y su hija». Y, según sus palabras, «debió hacerlo porque la Convención sobre Prohibición de Armas Químicas obliga al Reino Unido a contactar inmediatamente con el país sospechoso de haber empleado este tipo de componentes».

El jefe de la Diplomacia rusa subrayó que la citada Convención «establece un periodo de 10 días para atender este tipo de demandas y no 24 horas», como ha hecho el Gobierno británico, y «la parte requerida tiene todo el derecho a acceder a la sustancia en cuestión para poder realizar su propio análisis». Lavrov insistió en que su país «es inocente y está dispuesto a cooperar». «Ya hemos dicho que todo esto es absurdo, no tenemos ninguna relación con lo sucedido»”, añadió.

Todo esto fue lo que tuvo que oír ayer el embajador del Reino Unido en Rusia, Laurie Bristow, quien a su vez puso sobre la mesa las demandas formuladas el lunes por Theresa May en cuanto a que Moscú debe aclarar qué pasó con Skripal y su hija, ya que considera que la implicación de Rusia en el incidente es «altamente probable».

El departamento de prensa de la cartera que dirige Lavrov difundió un comunicado acusando a las autoridades británicas de tratar de «desacreditar» a Rusia con imputaciones «inventadas» en la víspera de las elecciones presidenciales y a pocos meses del Mundial de Fútbol. En la nota se advierte de que «posibles nuevas sanciones del Reino Unido contra Rusia no quedarían sin respuesta».

Fin armas químicas
Ígor Morózov, actual senador y veterano de los servicios secretos rusos, manifestó este martes en declaraciones a la agencia rusa RIA-Nóvosti que «Rusia no sólo detuvo la producción de gas Novichok -el empleado contra Skripal- sino que destruyó todo el que tenía almacenado». «Rusia acabó con su último kilogramo de armas químicas en septiembre del año pasado, producción que cesó ya en los años 90», asegura Morózov. Pero, según sus cálculos, «aunque es peligroso, si se cuenta con un laboratorio adecuadamente equipado y con el personal especializado se puede elaborar este compuesto de forma clandestina».

TE PUEDE INTERESAR


Rusia no acepta el ultimátum y no dará ninguna explicación al Reino Unido

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...