EE.UU. y Reino Unido acusan a Rusia de un ataque cibernético global


Estados Unidos y Gran Bretaña han acusado este lunes a Rusia de lanzar ciberataques en routers de ordenadores, cortafuegos y otros equipos de redes utilizados por agencias gubernamentales, empresas y operadores de infraestructura crítica en todo el mundo.

Washington y Londres emitieron una alerta conjunta diciendo que la campaña de los piratas informáticos respaldados por el gobierno ruso buscaba promover el espionaje, el robo de propiedad intelectual y otras actividades «maliciosas» y que podría intensificarse para lanzar ataques ofensivos. Estados Unidos, Gran Bretaña y otras naciones acusaron en febrero a Rusia de liberar el virus «NotPetya», que en 2017 paralizó partes de la infraestructura de Ucrania y dañó computadoras en todo el mundo, costando a las compañías miles de millones de dólares.

Según Reino Unido y EE.UU., Rusia ha dirigido una ofensiva de hacking global contra millones de ordenadores para espiar a los gobiernos y sentar las bases para un ataque a la infraestructura. Los ciberdelincuentes rusos han paralizado portátiles, teléfonos e infraestructura nacional ‘crítica’ después de acceder en secreto a millones de computadoras.

«Los objetivos de esta actividad cibernética maliciosa son principalmente gobiernos y organizaciones del sector privado, proveedores de infraestructura crítica y proveedores de servicios de Internet», anunciaron en un comunicado conjunto el Centro Nacional de Ciberseguridad Británico, el FBI (Policía Federal) y el Departamento de Seguridad Nacional.

La declaración advierte tanto a los ISP como a los usuarios, y cita a las organizaciones de investigación de ciberseguridad y otros gobiernos en apoyo de esta información, sin dar detalles de la fecha o alcance de estas acciones maliciosas

«El estado actual de las redes estadounidenses y británicas, junto con una campaña del gobierno ruso para explotar estas redes, amenaza nuestra seguridad y nuestra salud económica», dijo el comunicado.

La publicación de este comunicado de prensa se produce en un clima tenso entre estos dos países y Rusia. Washington y Londres han llevado a cabo ataques contra el régimen sirio, aliado de Moscú. Además, Reino Unido acusa a Moscú de haber envenenado a su territorio a principios de marzo un ex espía ruso, Sergei Skripal, y su hija.

TE PUEDE INTERESAR


EE.UU. y Reino Unido acusan a Rusia de un ataque cibernético global

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...