Conte cancela su viaje oficial a París como consecuencia de la crisis del Aquarius


Se mantiene muy alta la tensión diplomática entre París y Roma desde hace dos días por el caso de la nave Aquarius. Ha sido una escalada en el enfrentamiento a distancia, iniciado tras los insultos de París al gobierno italiano; se continuó con la réplica del ministro del Interior, Matteo Salvini, atacando a Francia; una tensión que culminó, momentáneamente, con la inflexible posición del jefe del gobierno Giuseppe Conte que exigió excusas públicas al presidente francés y, al no recibirlas, anuló su viaje del jueves a París, donde tenía previsto entrevistarse con el presidente Macron.

El ministro de asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional, Enzo Moavero Milanesi, convocó el martes al embajador francés en Roma, Christian Masset, para dar un mensaje a Francia sobre el profundo malestar de Italia ante los insultos de Gabriel Attal, el portavoz del partido En Marche del presidente Emmanuel Macron. Attal calificó como «repugnante, cínica e irresponsable» la línea del gobierno italiano al decidir cerrar los puertos a la nave Aquarius. La réplica del primer ministro italiano, Giuseppe Conte, no se hizo esperar: «No aceptamos lecciones hipócritas» de un país que sobre la política migratoria «prefiere mirar hacia otro lado» dijo Conte.

Más leña al fuego
El ministro del interior italiano, el ultraderechista Matteo Salvini, echó más leña al fuego al clima de tensión entre París y Roma en una intervención del martes en el Senado para informar sobre el caso Aquarius: «Los franceses se muestran como fenómenos, pero desde el 1 de enero hasta el 31 de mayo han rechazado 10.249 personas en la frontera con Italia, entre ellas muchísimas mujeres, niños y discapacitados». En su ataque a Francia, Salvini aportó otro dato relevante: «Francia solo ha acogido 340 inmigrantes de un total de 9.816 que debía haber recibido», según el acuerdo establecido por la Unión Europea en el 2015 para reparto de inmigrantes. El vicepresidente y ministro del interior se expresó con su habitual dureza al hablar del problema de inmigración: «Estoy harto de los muertos de Estado, de los niños que mueren en el mar porque alguien los ilusiona con que hay un futuro aquí», ha dicho Salvini, atacando después a Francia y pidiendo que París pida excusas a Italia: «Los franceses deben excusarse; no tomo lecciones de humanidad. En cuanto a solidaridad, no nos pueden enseñar nada. Nuestra historia de solidaridad no merece que sea calificada en estos términos» («repugnante, cínica e irresponsable») , subrayó Salvini en el Senado, exigiendo a Macron que “pase de las palabras a los hechos acogiendo a 9.000 inmigrantes”. Tras recordar que Italia acoge a 170.000 inmigrantes y España 16.000, el ministro Salvini tuvo palabras de agradecimiento para el presidente del gobierno español: “Agradezco el buen corazón del presidente Sánchez; espero que ejercite su generosidad también en las próximas semanas, teniendo espacio para hacerlo”.

Francia culpable del aumento de la inestabilidad
Por otro lado, Salvini culpó a Francia del incremento de los flujos migratorios: «Recuerdo también que, en el frente de Africa del Norte, pagamos todos la inestabilidad llevada a cabo por los propios franceses en Libia y al sur de Libia (una clara referencia al ataque organizado sobre todo por el entonces presidente Nicolas Sarkozy para eliminar al líder libio Gadafi). Italia –añadió Salvini- hoy ha vuelto a ser central y ha despertado a Europa; espero que todos los países den su contribución al objetivo común: La defensa de las fronteras externas, la defensa del Mediterráneo».

El ministro de Economía suspende su viaje a París
Después de las palabras de Matteo Salvini en el Senado, llegó la cancelación del encuentro entre el ministro de Economía, Giovanni Tria, y su homólogo francés, Bruno Le Maire, que tenían programada para ayer en París. Ambos ministros tuvieron una conversación telefónica posponiendo su encuentro para una próxima fecha. Poco después llegaban palabras conciliadoras desde París. Un portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores aseguraba estar «perfectamente consciente de la carga que la presión migratoria ejerce sobre Italia y de los esfuerzos que el país realiza. Quede claro –añadía el portavoz- que ninguna de las declaraciones hechas por las autoridades francesas lo ha puesto en duda, así como la necesidad de coordinarnos estrechamente entre los europeos. Consideramos importante el diálogo y la cooperación que tenemos con Roma sobre estos temas», concluyó el portavoz del Quai d’ Orsay.

Las palabras conciliadoras del ministerio francés de Exteriores no fueron suficientes. Lo dejó claro el primer ministro italiano Giuseppe Conte: «No hay ninguna duda. Sin una explicación y las excusas de Macron a Italia, yo permanezco en Roma. Quien comete un error, quienquiera que sea, debe pedir excusas; antes que a mí, a Italia. Hemos salvado millones de vidas humanas, toda Europa debe tenerlo en mente». A las palabras de Conte, que reflejan un abierto enfrentamiento, el Eliseo replicó echando también leña al fuego: «¿Excusas? Nadie de la presidencia del gobierno italiano nos ha pedido oficialmente excusas». Además, Macron, sin citar a Salvini, tuvo duras palabras para la decisión del ministro del Interior italiano sobre la nave Aquarius, subrayando que no se puede «dar la razón a quien busca la provocación, a quien ve una nave acercarse a las costas y la rechaza». Así las cosas, el primer ministro Conte consideró que «no se dan las condiciones» para su encuentro oficial con el presidente francés, anulando su visita a París.

Nuevo desembarco en Catania
No se han aplacado aún las polémicas en torno a la odisea de la nave Aquarius, cuando una nueva nave con inmigrantes llegó ayera Italia. En el puerto de Catania (Sicilia) atracó el barco Diciotti, de la Guardia Costera, con 932 personas a bordo, la mayor parte de Eritrea, salvados durante siete operaciones de socorro, durante el pasado domingo, en el Mediterráneo central, frente a las costas libias. Se espera que en los próximos días vuelvan a ser necesarias operaciones de rescate en el Mediterráneo. Según fuentes del gobierno italiano, en Libia hay 50.000 prófugos listos para zarpar en cualquier patera con destino a Europa, pasando por Italia.

TE PUEDE INTERESAR


Conte cancela su viaje oficial a París como consecuencia de la crisis del Aquarius

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...