María Zambrano siempre nos acompaña


Aunque la obra de María Zambrano permaneció varias décadas en el exilio como su persona, hoy ya nadie duda de que es una de nuestras más grandes pensadoras y escritoras. Pocos autores como ella, y en la filosofía española aún más, pueden codearse con los grandes nombres de la nomenclatura europea. Además el estilo de María es muy propio y original siempre rozando el ensayo, la reflexión, la poesía y todo género que le venga bien para elaborar su discurso.

Ahora aparece el IV volumen de las «Obras completas», en su tomo I, que abarca «Claros del bosque», «De la aurora» y «Senderos». «Claros del bosque» es uno de los más grandes libros escritos en lengua española a lo largo de todo el siglo XX. El carácter teologal de la palabra poética como mediadora entre el ser humano y lo sagrado. María se pone al lado de la mística de San Juan de la Cruz, de Santa Teresa, de Molinos, del sufismo, de la Kábala y Maimónides, entre otros autores, para alcanzar el origen de la palabra que es el lugar de dónde venimos.

Alegatos
En la Pièce había muerto su hermana y compañera, Araceli, y allí quedó ella abandonada de nuevo, refugiada, desterrada y exiliada. Si siempre había estado al límite de sus sufrimientos, esta nueva soledad la ponía una vez más a prueba. Ese no lugar del exilio se convierte en el espacio de la revelación. Una revelación que comparte con el delirio, el rapto, el descenso a los infiernos de la historia, de la nada, del vacío.

Los textos de «Senderos» deberían hoy ser leídos por nuestros políticos pues, desgraciadamente, lo que cuenta María Zambrano de aquella España hoy está camino de volver a reproducirse. En «La experiencia de la historia» advierte de las mentiras de la caída o despeñamiento de todo lo que se alza como promesa. En «La inteligencia y la revolución» hace un alegato contra el fascismo. Comenta lo que su maestro
Ortega dice refiriéndose a España, en su libro «España invertebrada», aquello de que nuestro país nunca ha llegado a realizarse por una insuficiencia de su constitución.

Leyendo a la pensadora malagueña nadie jamás se podrá sentir huérfano de España

María como Unamuno, Baroja, Valle u Ortega muestra la desesperación por el sangriento devenir español, su amor y desamor por tanta intransigencia. A la burguesía intelectual, liberal y tolerante no le había dado tiempo a desarrollar todo su programa reformista que venía de la Institución Libre de Enseñanza. Al Partido Socialista tampoco le había dado tiempo a educar moralmente a la masa obrera. Y a las generaciones del 98 y del 27 no se las había escuchado como se debía aunque esta hubiera promovido la República como el avance necesario en aquellos turbulentos tiempos hacia el regeneracionismo.

Una antología esencial de Zambrano debería estar presente en todos los colegios. Su obra es un ejemplo de paz y concordia entre todos los seres humanos, incluidos los españoles. Hoy como ayer, en España no hay solo crisis de todo, sino también y sobre todo orfandad. Por eso lo importante de disponer de intelectuales como ella. María definió a los intelectuales como aquellos que dan nombre o figura a lo visto y sentido en cada circunstancia, quienes rompen la mudez, y responden siempre con una renovada comparecencia y testimonio de la verdad. Leyendo a María Zambrano nadie jamás se podrá sentir huérfano de España.

«Obras completas IV. Tomo I». María Zambrano
Ensayo. Galaxia Gutenberg, 2018. 915 páginas. 37,05 euros

TE PUEDE INTERESAR


María Zambrano siempre nos acompaña

log in

reset password

Back to
log in
 

Cierra la ventana o espera segundos...